sábado, 20 de octubre de 2012

saxo & sexo


..Tu precisamente, tú que has visto a una diosa arremangándose las manos sobre tu sexo, y no sobre tú saxo. Una diosa francesa fina que te ha dejado el sello de "fóllame" en tú cuello, tú, precisamente tú, que sabes que mis eyaculaciones son sinceras, de acuerdo, aceleradas, pero nobles, ¿y las tuyas? dime, a cuántas le has roto el corazón con tu bohemia partitura de promesas....
Ay viejo amigo, ya sé, ya sé que al principio no te presté demasiado interés, entiéndelo, la mulata me estaba saboreando mientras yo componía una canción entre sus susurros, entiéndelo viejo amigo, los jueves siempre han sido mis sábados. Pero esa melodía tuya, esa puta melodía, genial, maravillosa, convirtió a la mulata en un recuerdo inacabado, ¡cabronazo!, qué bueno eras.
 Pero no tuviste suficiente con el saxo, no, te empeñaste en seguir mis pasos, no tenías suficiente con follarte a mi mujer, a mi hija mayor a mi nieto, lo acepto, son mayores de edad, pero lo de la francesa no puedo perdonártelo.
 A estas alturas ya sabrás que la diosa tiene la polla más grande que mis almorranas han sufrido jamás, si eso amigo mío riéte cabronazo hasta que tu corazón se harte de ti. Pero te voy a decir una cosa, y esto, es entre tú y yo, ¡y nadie más! Fue una experiencia mística, hasta que llegaste tú y me jodiste la vida. Si me mato es por tu culpa, que lo sepas, si eso cabrón, riéte hasta la menopausia de un bebé.