sábado, 7 de mayo de 2011




Busco la desesperación en un rostro conocido, un dolor, el cual plasmar miserablemente sobre el lienzo, convertir un sentimiento depresivo en una vulgar ráfaga de colores.

Alguien que sienta la misma mierda que yo, con el que compartir unas cuantas borracheras, un mal polvo y qué sé yo. Mis emociones son grises, forman parte de una profunda oscuridad, anacrónica y extraña. Suelo conversar a solas con una pared manchada por la moda casi horrible de los años setenta que ahora vuelve, tonos anaranjados con florecitas rupestres con una perfecta simetría. Le cuento los tiempos de alegría de los años precoces, en que reía por cualquier cosa y las nubes no me atiborraban el cerebro. Le tocaba el culo a las niñas, cazaba insectos, robaba cerezas. Y que empecé a dibujar gracias a las aburridísimas clases de mates. En quinto me enamoré de una pija, en sexto pinté mi primer cuadro, en séptimo empezó a mendigarme el nubarrón, luego la vida murió.

El pincel es mi único consuelo, su movimiento me proporciona una leve alivio, una leve caricia. Deja de importarme las grietas de la soledad, los orgasmos fingidos al otro lado de mi corazón, el pincel flotando inexplicablemente entre las yemas de los dedos, el pincel que me mira incrédulo cuando cree que me equivoco, el pincel que tira hacia abajo cuando yo tiro hacia arriba, el pincel que grita de horror cuando lo maquillo de rojos y negros, el pincel que me hace una mamada para ver si me relajo y lo dejo en paz, el pincel que me da cuerda hasta el alba.

Entonces me asomo al día que entra de reojo, que penetra sigilosamente por la excitación de la noche, duermo en el insomnio, despertando por las mañanas con las manos enjabonadas de pigmentos, la noche es para los pinceles, el día para beber como un loco. Por las noches gano una batalla, durante el día lo pierdo todo.

2 comentarios:

Buddy Silverton dijo...

Me gusta. Cada vez escribe usted mejor.

Gladys Guerra Barbaran dijo...

Ya encontré un escondite donde puedo esconderme de mi sin temor a que me encuentre, Cada día que amanece,me escapo de mi, me escabullo, me filtro entre la nada, por fin llego, alcanzo el primer asiento, ahora si que me encuentro cómoda, por fin me encuentro en este viaje de cosas raras......