miércoles, 20 de abril de 2011




Soy torturador profesional
en nuestro oficio
la empatía y la sensibilidad es fundamental
si no
es mejor que te dediques a otra cosa
mi especialidad
la trituración lenta
y el estiramiento muscular

de todos modos
hay gobiernos
quiero decir hay clientes
que tienen sus caprichos
Por ejemplo
Tuve a un presunto terrorista
que al final
resultó no ser tan terrorista
ni siquiera un poquito terrorista
pero alguien inventó pruebas

en fin
a lo que iba
me pidieron que le hiciera unos agujeritos
en el hemisferio izquierdo del cerebro
para que nos dijera lo que queríamos oir
pero algo salió mal
pobrecito no resistió
para no dejar pruebas
le pusieron 300 kg de bombas en la cintura
lo metieron en un coche
y lo lanzaron contra la embajada de un país occidental
le echaron la culpa a los de siempre

ahora estoy haciendo un master en oxford
sobre técnicas oculares
es decir
sacar los ojos sin que haya pérdida total de vista
que queden colgando y hacer un nudo con ellos
es lo más de lo más
y uno tiene una reputación que mantener

pero lo dicho
para este oficio hay que tener una sensibilidad especial
cualquiera no vale

1 comentario:

Magallanes dijo...

Desde luego.