sábado, 12 de diciembre de 2009

cinco reflexiones de un astronauta con forma de ladrillo


I
Me gustan las mujeres inteligentes
a cambio puedo ofrecer sensibilidad
dulzura pasión silencio
no es mucho ya lo sé
pero las hay que se conforman con menos
y eso sinceramente no lo entiendo.

II
Cuando estoy en una librería
le canto una nana a la dependienta
le toco los ojos con un festival
de papel de regalo
y cuando la tontería acaba
ella me recita
todos los títulos en la estantería adyacente.

III
Tengo la costumbre
de leer las etiquetas
de los alimentos que me como
es lo mejor que he leído en los últimos años.

IV
Los lunares urbanos
son muy diferentes
a los lunares rurales
los primeros son rápidos
de tez pálida
que una vez que te han follado
se despiden de ti con un
no me llames
en cambio


los segundos
son lentos
de mofletes rojos
que una vez te han follado
te meten en el establo
con los demás cerdos

V
Ayer conocí a uno del gremio
en un bar de androides nocturnos
me contó lo orgulloso que estaba
de ser el primer hombre que estuvo
en la luna en el año 69
la verdad
yo llevo siglos en la luna
y no estoy muy orgulloso

1 comentario:

Domitila Yeti De Las Nieves dijo...

Sin duda, puedo ver y no necesito las estrelas, que tienes una vena... de comediante.