viernes, 26 de diciembre de 2008


Soy muy amoroso, tanto que me han dejado. Con qué no soy capaz de dar el último paso desde un puente he pedido auxilio en un bar oxidado de putas y camellos.
Bebo como loco. Me consumo poco a poco a la velocidad de la luz, vomito sin parar, hasta que un pakistaní me pregunta si soy aquél intelectual de la tele, estoy tan borracho que le digo que si. Casi me mata a hostias, me dice que no vuelva hablar mal de su pueblo. Le suplico que acabe conmigo, que su pueblo es una mierda, que son unos jodidos extremistas. Por desgracia un obispo atrapado entre las tetas más redondas de este mundo sale en mi ayuda. Le digo al cura que no me salve, que no creo en Dios, que la virgen maría era la más guarra de palestina y que el papa éste alemán es un nazi que tiene una aventura con el que se cargó las torres gemelas. La estrategia resulta del todo inútil, el obispo ni se inmuta, me pilla por la cintura, me mete en su coche y me lleva a su casa, que está junto a la catedral. Y poco más recuerdo por qué me quedo frito durante dos días.

Me despierto con el culo endolorido, muy endolorido, apenas puedo mear, el obispo me dice que tiene una misa que vuelve en una hora, me llama la atención que me encierre con llave, es decir, que no tengo forma de escapar. Debe ser un tío muy culto por qué tiene montones de libros con títulos rarísimos. Me quedo con uno que se llama "sicología del monaguillo". Pasa una hora, pasan dos, tres, casi cuatro y me acabo el libro, ahora ya sé por qué todos los monaguillos son chicos y no chicas.

Por fin oigo la puerta, llega el obispo acompañado de un monseñor, un imán y un rabino, se me quedan mirando dulcemente, sacan unas botellas de vino y bebemos sin parar. Empiezan a tocarme, a darme besos, a acariciarme, a arañarme, uno se masturba, otro mira y dos me atan. Creo que se han confundido yo no soy monaguillo, me insultan, me pegan, me violan, ahora adivino por qué tenía el culo endolorido.

Quien me iba a decir que mi culo uniría lo que antes nada ni nadie pudo unir. Creo que me estoy emocionando.

2 comentarios:

tuporaqui dijo...

:-)
No sé si has leído algún cómic de Garth Ennis, pero más de una vez alguna historia tuya me ha recordado a sus guiones (también un poco a Jodorowsky, pero no tanto).

En cualquier caso, me gusta, noi.

Bon any nou!


Marc(el teatreru)

Buddy Silverton dijo...

Muy divertido. Sigues tan loco como siempre. Enhorabuena.

Buddy