miércoles, 3 de diciembre de 2008


Como conté anteriormente, Clara la chupa que da gusto, no sé qué técnica utiliza, ni donde aprendió. Bueno si, quizás utiliza el método Stanislavski, pero creo que es una autodidacta como picasso. Y digo lo del método por qué ella me cuenta que fue actriz, que hubo un tiempo que fue famosa, que le regalaban flores a reventar y que no le interesaban los galanes ni los actores principales, si no, los secundarios, dice que eran los mejores amantes, no veas como follaban los tíos me dice entre risitas y algo colorada.

Está claro que el mundo de la farándula le ha contagiado de ese aire progre y desinhibido. Lo que no entiendo es como ha acabado aquí, me dice que la vida de un actor es muy complicada e imprevisible, puedes trabajar sin parar, hasta el agotamiento, y al poco, morirte de hambre en el más absoluto olvido. Me cuenta que llega un día en que el teléfono deja de sonar, si vale, te presentas a un montón de cásting pero nadie te toma en serio, ya no eres la chica atractiva de veintitantos años.

La miro detenidamente, es imperdonable que un artista como yo no se dé cuenta a estas alturas de que sigue siendo una mujer muy atractiva. Con la espontaneidad del genio que soy le digo si quiere ser mi musa, que la pintaré de todas las maneras, que la recorreré con mi pincel hasta extraer sus más profundos secretos, ella se ríe, me dice que vale, pero con una condición le digo, que deje de ir mimándole la polla a esta panda de locos, ella asiente, ten en cuenta que te harás famosa, a partir de hoy eres la musa de Picasso.

No hay comentarios: