viernes, 26 de diciembre de 2008


Soy muy amoroso, tanto que me han dejado. Con qué no soy capaz de dar el último paso desde un puente he pedido auxilio en un bar oxidado de putas y camellos.
Bebo como loco. Me consumo poco a poco a la velocidad de la luz, vomito sin parar, hasta que un pakistaní me pregunta si soy aquél intelectual de la tele, estoy tan borracho que le digo que si. Casi me mata a hostias, me dice que no vuelva hablar mal de su pueblo. Le suplico que acabe conmigo, que su pueblo es una mierda, que son unos jodidos extremistas. Por desgracia un obispo atrapado entre las tetas más redondas de este mundo sale en mi ayuda. Le digo al cura que no me salve, que no creo en Dios, que la virgen maría era la más guarra de palestina y que el papa éste alemán es un nazi que tiene una aventura con el que se cargó las torres gemelas. La estrategia resulta del todo inútil, el obispo ni se inmuta, me pilla por la cintura, me mete en su coche y me lleva a su casa, que está junto a la catedral. Y poco más recuerdo por qué me quedo frito durante dos días.

Me despierto con el culo endolorido, muy endolorido, apenas puedo mear, el obispo me dice que tiene una misa que vuelve en una hora, me llama la atención que me encierre con llave, es decir, que no tengo forma de escapar. Debe ser un tío muy culto por qué tiene montones de libros con títulos rarísimos. Me quedo con uno que se llama "sicología del monaguillo". Pasa una hora, pasan dos, tres, casi cuatro y me acabo el libro, ahora ya sé por qué todos los monaguillos son chicos y no chicas.

Por fin oigo la puerta, llega el obispo acompañado de un monseñor, un imán y un rabino, se me quedan mirando dulcemente, sacan unas botellas de vino y bebemos sin parar. Empiezan a tocarme, a darme besos, a acariciarme, a arañarme, uno se masturba, otro mira y dos me atan. Creo que se han confundido yo no soy monaguillo, me insultan, me pegan, me violan, ahora adivino por qué tenía el culo endolorido.

Quien me iba a decir que mi culo uniría lo que antes nada ni nadie pudo unir. Creo que me estoy emocionando.

martes, 16 de diciembre de 2008



He pedido una subvención de truchas
a cambio he prometido coserme la hormonas con chinchetas
la funcionaria
muy amablemente ha prometido una respuesta interminable
y que no me desanime que las ollas a presión están de rebajas
al volver a casa
paso por el cementerio
para visitar al primo
hola como estás
la abuela dice que tengas cuidado
que anda mucho muerto suelto
y que no tardes en volver
que hace dos años que tienes las lentejas con chorizo sobre la mesa
los cementerios me alegran hay tanta vida en ellos
será por eso que la abuela también se fue a vivir a uno que está en la montaña
ella sobre todo buscaba tranquilidad
si primo ya lo sé
la abuela también me lo dice que venga con vosotros
pero antes quiero esperar
no sea que me otorguen la subvención.

martes, 9 de diciembre de 2008


Me tocas y me mojo, te abres, me cierro entre tus ingles, discurro por tus pechos sagrado pecado, me chupas los dedos, te lamo los susurros, tus manos intuyen mis nalgas, mi boca en la tuya, la tuya en la mía, intercambiamos salivas, sonrisas que se desprenden morbosas, la almohada se pierde entre los pies, las sábanas se masturban, la brisa entra y se sienta a curiosear, me abrazas, me hincas las uñas, ato mi pierna en la tuya, un instante de silencio, miradas, pasión, oigo una llamada de socorro, pongo la sirena, bajo a buscarla, lentamente, sin prisas, te huelo entera, la tez morena, llego, la auxilio, la sirena calla, estoy en el centro del universo, expandiéndose sobre mis labios, se corre en mi lengua, se pone encima, sube hasta mi, atrapo la cintura, la penetro, el universo es mío, ¡no!, dice ella, ¡es mío!, discutimos, sudamos, nos adoramos, follamos, rezamos un sexo nuestro que estás en los cielos, jaleamos arriba y abajo, creemos en Dios, nos corremos, amén.

miércoles, 3 de diciembre de 2008


Como conté anteriormente, Clara la chupa que da gusto, no sé qué técnica utiliza, ni donde aprendió. Bueno si, quizás utiliza el método Stanislavski, pero creo que es una autodidacta como picasso. Y digo lo del método por qué ella me cuenta que fue actriz, que hubo un tiempo que fue famosa, que le regalaban flores a reventar y que no le interesaban los galanes ni los actores principales, si no, los secundarios, dice que eran los mejores amantes, no veas como follaban los tíos me dice entre risitas y algo colorada.

Está claro que el mundo de la farándula le ha contagiado de ese aire progre y desinhibido. Lo que no entiendo es como ha acabado aquí, me dice que la vida de un actor es muy complicada e imprevisible, puedes trabajar sin parar, hasta el agotamiento, y al poco, morirte de hambre en el más absoluto olvido. Me cuenta que llega un día en que el teléfono deja de sonar, si vale, te presentas a un montón de cásting pero nadie te toma en serio, ya no eres la chica atractiva de veintitantos años.

La miro detenidamente, es imperdonable que un artista como yo no se dé cuenta a estas alturas de que sigue siendo una mujer muy atractiva. Con la espontaneidad del genio que soy le digo si quiere ser mi musa, que la pintaré de todas las maneras, que la recorreré con mi pincel hasta extraer sus más profundos secretos, ella se ríe, me dice que vale, pero con una condición le digo, que deje de ir mimándole la polla a esta panda de locos, ella asiente, ten en cuenta que te harás famosa, a partir de hoy eres la musa de Picasso.