martes, 4 de noviembre de 2008


Robo misas
entro en las sacristías
a media noche
sigilosamente
de puntillas
como una bailarina clásica
como nureyev cuando marcaba paquete
entre salto y salto
si tengo tiempo
al salir
rezo un sexo nuestro que estás en los cielos
me relaja

por la mañana temprano
vendo las misas
a un obispo gordo
de mirada dulce e inquietante
guardo las distancias
por si acaso me ve como a un niño
paga bien
es lo que importa
no sé que hace con las misas
tampoco me importa
yo simplemente soy un vulgar ladrón
que trafica con la fe
como él

1 comentario:

Veronica dijo...

¿Y usted qué trafica?